HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

14 mayo, 2012

.::Cuidado con el antimonio en el plástico::.


OJO!
con el Antimonio en las botellas de plástico.


El material plástico ha facilitado de gran manera la vida al ser humano sin embargo hay que ser cuidadosos con sus conservación y uso, sobre todo cuando está en contacto con agua o alimentos, debido a que contiene antimonio que en grandes cantidades puede resultar nocivo para la salud.

El antimonio es un metaloide, uno de tantos compuestos que se hallan en el plástico, utilizado en mínimas cantidades como retardante de llama –fuego- en envases plásticos, por ejemplo, de botellas para agua; sirve para evitar la degradación de la misma por efectos del medio ambiente. Estas cantidades, que suelen variar de entre 2 a 500 partes por trillón, no representan riesgo para la salud.

El riesgo está en que, por ejemplo, si una botella con agua natural se deja expuesta al calor (por encima de los 18° C) durante mucho tiempo hace que el antimonio, por efectos del calor, se desprenda de la botella y migre al agua que consumimos. Entonces la tomas y este es el momento en que te preguntas si se ha hechado a perder el agua; probablemente sí.
Si las botellas de plástico son expuestas por mucho tiempo al calor pueden desprender antimonio que va al agua

El agua naturalmente puede contener 1, 2 o 3 partes por trillón de antimonio, pero estas cantidades se elevan, a más de 300, 400, 500 partes por trillón, a medida que pasa el tiempo dentro del envase plástico; por efectos del medio ambiente en la botella.

Sin embargo, estas cantidades no significan riesgo alguno para el bienestar pues el límite saludable de consumo de antimonio se señala en 2, 5, 6 partes por billón, en diferentes países, y, según la OMT, hasta 20 partes por billón. Tomemos en cuenta que una parte por billón equivale a un microgramo por tonelada. En cantidades mayores, fuera del rango de niveles seguros, el consumo de antimonio puede generar efectos leves como dolores de cabeza, debilidad o depresión.

Pero si se consume en cantidades aún mayores, el antimonio puede resultar peligroso para el ser humano; 100 miligramos es una cantidad mortal, que afectaría al sistema enzimático, nervioso, digestivo, llegando a provocar cáncer o incluso la muerte. Regularmente, una persona llega a ingerir alrededor de 0,5 miligramos de antimonio por día que, gracias a la sabia naturaleza de nuestro cuerpo, no se acumula y es eliminado por nuestros sistemas de excreción inmediatamente.

No obstante, que no signifique riesgo para la salud no significa que no debamos tener cuidado, pues el uso del plástico para conservar o portar agua y alimentos se ha extendido. Preguntémonos entonces cuanto de lo que consumimos ha estado previamente en un envase plástico, cuánto tiempo ha estado expuesto al calor y si usamos el envase adecuado para cada utilidad.

Pero si tenemos cuidado de utilizar el envase correcto para cada utilidad podremos mantenernos saludables, por ejemplo, aquellos envases que se usan exclusivamente para calentar alimentos en el microondas están fabricados para resistir el calor.

Seamos más cuidadosos con la conservación de los envases que utilizamos, tomemos en cuenta las indicaciones de conservación de cada envase y producto, elijamos el mejor envase plástico fabricado para un fin determinado y, en lo posible, evitemos usar demasiados envases de plástico. ¿Por qué? Luego de haberlos utilizado cuidadosamente, ¿a donde van a parar, acumulándose en cantidad y llegando a contaminar -a quienes-?

Publicado por Luz Maribel Sanchez

Fuente:noticiasdislocadas.com

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaría si esto también afectaría a los vasos y platos de plástico que se utilizan con alimentos y bebidas calientes.

Publicar un comentario

 

Webs amigas

.:: La Vida y el Universo ::. Órgano de Difusión Independiente | Copyright © 2009 Designed by fermin8a | diseño

Ir Arriba