HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

05 diciembre, 2014

.::ELLOS VIVEN, MAS QUE NUNCA::.

ELLOS VIVEN, MAS QUE NUNCA
Movilizarse en Paraguay para decir basta al narcotráfico, aliado de los poderes del Estado Por Jean Georges Almendras 

VER 3 VIDEO  DE LA MANIFESTACIÓN

Paraguay. Un país. Asunción. Una ciudad. Su capital. Calor húmedo. Una ciudad viviendo su rutina. Un pueblo sudamericano del 2014. Y en ese pueblo, los buenos y los malos de la sociedad humana. Conviviendo, en una suerte de destino inevitable, que esta vez, desde el 16 de octubre, se tiñó de sangre, en la región de Canindeyú. Más concretamente, en los caminos de tierra de Villa Ygatimí, en un área territorial fronterizo con Brasil, conocido como Ypejhú. La víctima ha sido un periodista: Pablo Medina y una de sus asistentes: Antonia Maribel Almada Chamorro. Ambos, asesinados a balazos disparados con armas de alto poder destructivo. Dos familias han sido destruidas. Dos familias que viven su dolor en soledad, pero que también es nuestro. La impotencia también es nuestra. Porque somos periodistas libres, como Pablo Medina y su asistente Almada.
Transcurridos 30 días de aquel cobarde ataque los investigadores ya lo han aclarado, pero sorprendentemente no hay detenidos. Una noticia que ya se ha extendido por toda la tierra paraguaya y por todo el mundo. Una situación insólita, si se quiere, pero no por ello irregular, y absolutamente reñida con el Estado de Derecho. Pero los hechos superan las palabras. El autor ideológico del doble crimen y sus sicarios son mafiosos de la zona. Simples lacayos de un poder oculto en las sombras de las calles y los poblados paraguayos. Simples soldados de un sistema criminal protegido y custodiado (o preservado) ¿Por el sistema político? ¿Por funcionarios corruptos del Estado paraguayo?.
Transcurridos 30 días de aquel cobarde ataque nos dimos cita en Asunción. Todos los periodistas antimafia disponibles, de Italia, Argentina, Uruguay y Chile. Viajamos miles de kilómetros para rendirle en su tierra un sentido homenaje al colega caído en el cumplimiento del deber. Un sentido homenaje a un servidor de la verdad.

A un profesional de los medios de comunicación que se comprometió con la causa de la denuncia del narcotráfico, en su tierra. En una zona de riesgo. En una zona en la que los narcomafiosos campean impunemente.
Pablo Medina era nuestro amigo. Nuestro compañero de lucha. En el 2005 tuvo la oportunidad de encontrarse con nuestro director Giorgio Bongiovanni en Asunción. En el encuentro nos habló de su hermano Salvador, asesinado en el 2001. Un encuentro revelador que selló una amistad y un vínculo profesional.
En las primeras horas de la tarde del 16 de octubre la noticia de la muerte de Pablo Medina nos conmocionó a todos. Fue una sacudida indescriptible. Un verdadero terremoto. Un terremoto que marcó un camino. Un camino de mayor unión con Pablo, mucho más allá de la muerte. Y trascendiendo su desaparición física, los ideales de Pablo y su obra de denuncia demoledora se fortalecieron con la dinámica y la perennidad propia de los luchadores que no conocen límites para alcanzar y divulgar la verdad, aún en condiciones de riesgo.

Y esos riesgos, de los que tantas veces habló Pablo, alcanzaron su nivel mortal en aquella fatídica tarde del 16 de octubre, porque Pablo fue emboscado. Fue entregado a sus asesinos por personajes de la oscuridad que le soltaron la mano, dejándolo expuesto y a merced de las fauces de la cobardía mafiosa. Aquel día, Pablo estaba sin custodia policial. ¿Por qué estaba sin custodia policial siendo que era ya voz populi que sus escritos habían ya despertado a la fiera de terrorismo mafioso? ¿Por qué Pablo Medina quedó desprotegido? Pablo confiaba en la empresa de la cual era funcionario desde
hace más de 15 años. Pablo sentía que su vida estaba en riesgo, pero también sentía que tenía ciertas garantías por el solo hecho de ser integrante del staff periodístico de uno de los diarios más importantes del Paraguay: ABC Color. Pero de pronto, en medio de su rutina por los territorios linderos con Brasil, recabando información para señalar, con pruebas y evidencias, a los involucrados en el narcotráfico, Pablo seguramente levantó una tapa de la cloaca del mal, hallando en su interior a personajes influyentes (o partícipes) de los sistemas de poder, que no titubearon en accionar los mecanismos apropiados para dejarlo totalmente vulnerable. Y fue así que ese día las balas asesinas fueron disparadas sin piedad, porque había que silenciar al entrometido, que tuvo la osadía de inmiscuirse en asuntos que pondrían ventilar sin cortapisas, el connubio entre los sistemas de poder del Estado Paraguayo y el hampa del narcotráfico, descansado en la impunidad reinante.
Pero dar muerte a Pablo Medina, y a quien lo acompañaba como su asistente, fue la mayor de las pruebas de la solidez de sus denuncias y el mayor de los errores cometidos por los mafiosos, porque eliminarlo significó abrir las puertas del escándalo y la gota que desbordó el vaso, que puso al descubierto una historia de corrupción y de narcotráfico, asentada impunemente (quizás, gracias a los silencios y a los desvíos de los poderosos de turno) en la sociedad de Canindeyú con socios muy poderosos en Asunción del Paraguay.
A treinta días de la muerte de Pablo Medina, y mientras los diarios, radios e informativos de televisión, destinan sus primeras páginas y sus primeros bloques de noticias a la muerte de Pablo (con las idas y venidas de las investigaciones a cargo de la Policía y de la Fiscalía) se van sucediendo allanamientos que permiten incautaciones de marihuana y la confirmación de nombres y apellidos de ideólogos, y de responsables materiales del doble crimen. Pero hay más, porque el escándalo se va acentuando e instalando minuto a minuto, y día a día, en los círculos estatales de poder y en el sistema político, desatando inevitablemente, incertidumbres políticas e interrogantes por doquier. ¿Están detenidos los prófugos que han sido identificados y mostrados en diarios y canales de televisión? Para nada. De eso ni hablemos. Y es lo que hace más grave toda la situación.!! Cuánta impunidad!!

Familiares de Pablo Medina


Fuente:delcieloalatierra.com.ar // antimafiadosmilargentina.com.ar 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Webs amigas

.:: La Vida y el Universo ::. Órgano de Difusión Independiente | Copyright © 2009 Designed by fermin8a | diseño

Ir Arriba