HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

12 septiembre, 2009

::.CRONICA DE UNA PROFECIA - BENJAMIN PARRAVICINI Y GARBANDAL::.


CRÓNICA DE UNA PROFECÍA 

BENJAMÍN PARRAVICINI 
Y GARBANDAL 


No cabe duda que los grandes sucesos de la historia de la humanidad han sido profetizados, anunciados y hasta explicados por los instrumentos escogidos por el cielo cuando un caso de gran importancia así lo amerita y esto es lo que aconteció aquí en Argentina en el año 1938 de la mano de un pintor.
Debemos antes hacer una pequeña reseña de este enigmático protagonista, hablamos de Benjamín Solari Parravicini, nacido en Buenos Aires un 8 de Agosto de 1889, un artista plástico de renombre internacional, pero no fue esto lo que hizo trascender su nombre más allá de su muerte.

 Benjamín durante su vida se transformó en un hombre muy especial, dado que su espíritu cargado de amor y paz, lo identificó entre sus colegas y el resto de la sociedad, un hombre sumamente religioso amante de Jesús y la Santísima Virgen no imaginó jamás lo que aconteciera en su vida. En el año 1936 en la tranquilidad de su estudio comenzó a recibir una extraña forma de ideas que conforme pasaba el tiempo se acentuarían en dibujos y bosquejos acompañados de cortas explicaciones que pronto se podrían confirmar como sorprendentes profecías. Benjamín marcó siempre una profunda relación entre la espiritualidad del hombre la ciencia y el cosmos así pues quedaron plasmados en sus trabajos. Pero adentrémonos ahora en un hecho particular de esta historia la cual está relacionada con otro hecho extraordinario como lo es GARABANDAL, más conocido como las Apariciones de la Santísima Virgen en dicho pueblo del norte de España en la década del 60.

Fueron muchas las “psicografías” en su gran mayoría proféticas, que Benjamín realizó muy ligadas a la Fe del hombre, la Iglesia, el regreso de Cristo y la Santísima Virgen, como está dicho al inicio de esta crónica debemos tener presente en todo momento la magnitud que estos testimonios encierran así pues resulta que Benjamín profetiza en el año 1938 es decir 23 años antes el siguiente acontecimiento:

“La palabra celeste llegará a una aldea de España y se le escuchará" “Orando sobre la roca del milagro* en
España llegará un día la Virgen, llegará escoltada por el Ángel Gabriel; ella dará a las campesinitas la mano" No queda duda alguna de que esta profecía estaba referida a Garabandal, una de las más extraordinarias apariciones de nuestra Madre Santísima ya sea por su duración donde se registraron más de 2500 apariciones públicas (y otras tantas sin contar durante 4 años) y también por sus enseñanzas y mensajes.
Aquí vale la pena aclarar un detalle importante respecto al nombre del ángel, para el que piense que Parravicini se equivocó con el nombre Gabriel, ya que la primera aparición a las niñas fue el Arcángel Miguel y fue sobre una roca, pero la primera vez que las niñas vieron a la Virgen fue acompañada de dos Ángeles, uno reconocieron, fue a Miguel y el otro no se presento, solo estuvo de pie delante de ellas…

Hablar de Garabandal implicaría varios capítulos aparte y no es la idea profundizar en este momento, pero si es la intención de recalcar la realidad profética de este artista como así también la tremenda importancia del mensaje que la misma Virgen dejaría a cuatro niñas del campo para toda la humanidad centrando sus enseñanzas en la humildad , la sencillez y LA EUCARISTÍA como medio para llevarnos a su hijo Jesús y que además han sido portadoras de muchas profecías para la humanidad destacándose tres acontecimientos de particular importancia, hablamos del AVISO el MILAGRO y EL CASTIGO los cuales son de carácter universal, cabe mencionar que estos acontecimientos han sido profetizados por muchos videntes a través de la historia.
Hasta aquí podemos encuadrar esta profecía de Benjamín (sobre la llegada de la Santísima Virgen a Garabandal) dentro de lo religioso si se quiere, pero las profecías de Benjamín estuvieron también ligadas fuertemente al cosmos dejando entrever siempre una respetuosa relación entre la creencia y fe del hombre y seres especiales que de lejos vienen en nuestra ayuda…
Fueron muchas las psicografías que también hablan de este tema, pero hay una que mantiene nuevamente una relación en este caso sobre España, lugar donde sucedieron las apariciones y Argentina país donde nació y vivió este gran profeta. “España recibirá una raza de seres hermosos venidos de un planeta alejado de nuestro sistema solar. La Argentina igual la recibirá y establecerán un puente de comunicación entre ambos países y el planeta de origen”
Volvemos nuevamente a Garabandal para transcribir un hecho sorprendente, en este caso un testimonio de Maximina, tía de Conchita González (principal vidente) y una nota del diario íntimo de la misma vidente. Aquí está el testimonio de Maximina que oyó decirle a Conchita después de un éxtasis referente a la existencia de gentes en otros planetas o astros:
- Maximina fue testigo de la profecía. Escribe así, el 20 de diciembre de 1962: Hoy dijo (Conchita), que ya no habría nada más que otros tres Papas. Traía un diálogo con la Virgen, se veía que precioso. Dijo también, no recuerdo en qué planetas o astros, que había gente; me parece que dijo en dos…
DEL DIARIO DE CONCHITA GONZÁLEZ (PRINCIPAL VIDENTE)
"En una de nuestras apariciones, bajamos Loli y yo de los pinos con mucha gente, y vimos una cosa como fuego en las nubes; lo vieron las gentes que estaban con nosotras y también los que no estaban.
Cuando paso eso, se nos apareció la Virgen, y le preguntamos que qué era aquello, y Ella nos dijo: " QUE EN AQUELLO VINO ELLA".
No fue esta la única "SEÑAL EN EL CIELO" tenemos la fecha exacta de otra, quizás más espectacular: "En otro día de nuestras apariciones, en que estábamos Loli y yo; era el DIA del Pilar; cuando estábamos viendo a la Virgen, se vio una "ESTRELLA" con un rastro muy grande debajo de los pies de la Virgen. y lo vieron varios. Le preguntamos a la Virgen qué quería decir; pero no nos contestó".
EN OTRA OPORTUNIDAD…

Los de la plazoleta vieron de pronto a dos niñas –Conchita y Loli– meterse debajo de la solana o corredor que tiene la casa de la abuela de la última: estaban en éxtasis, y allí prorrumpieron en un grito, al mismo tiempo que levantaban los brazos. "Instintivamente, dice don Celestino, miramos todos hacia arriba, al cielo, y vimos una estrella que cruzaba de norte a sur (o sea, en dirección a los Pinos), con gran luminosidad y dejando una estela que duró bastantes segundos... Sé que también vio la estrella Maximina González y otras mujeres del pueblo; en cambio, unos muchachos que estaban a la entrada de la casa de Ceferino y que corrieron hacia las niñas al oír su grito, no vieron nada, por quedar debajo de la solana como ellas. Nosotros, después que pasó lo de la estrella, nos fuimos donde las niñas, y las acompañamos rezando hasta la iglesia, a cuya entrada se les pasó el éxtasis. Inmediatamente les preguntamos:
– ¿Por qué habéis gritado?
– Porque vimos que la Virgen desprendía una "estrella"...
– ¡Pero si vosotras no pudisteis ver la estrella, por encontraros debajo de la solana!
– Pues sí que le hemos visto.
Lo habrá hecho la Virgen". De este fenómeno dice don Valentín en sus notas: "Estando en la plaza, Conchita y Loli gritaron asustadas bastante fuerte. Todos se asustaron. Algunos miraron a las niñas, otros al cielo; los que hicieron esto último, dicen que vieron como una cinta brillante que cruzaba de parte a parte el cielo, y que de ningún modo podía confundirse con una estrella fugaz, ni con un cometa!. Después de haber dado el grito, las niñas rieron, y andaban contentas, como bailando de alegría".
Estos son testimonios innegables de una realidad muy profunda que de alguna manera corroboran lo dicho por este profeta.
Hay un relato muy interesante, uno de los tantos que la gente humilde y sincera de este pueblo vivió en aquella época y que pueden enriquecer y afianzar nuestra fe, no se pretende hacer afirmación alguna pero sí es la intención de acercar el interés a este hecho extraordinario que está ligado a cambios profundos en la espiritualidad y el futuro del género humano…
Este es el testimonio de José
María Juliá.
Santander, Agosto de 1992.
¿TURISTAS? ¿ÁNGELES?...
Esto que voy a relatar me lo contó mi hermana Margarita (Tituca) a finales del año 1961. Es una experiencia vivida por ella.
El frío y lluvioso día 18 de octubre de ese mismo año en el pueblo de San Sebastián de Garabandal, con ocasión de ser leído públicamente el primer mensaje que la Virgen había comunicado a las niñas videntes en aquellas apariciones.

Ese día amaneció muy desagradable y lluvioso en extremo y mi esposa y yo fuimos a despedir a
Tituca al autobús que la llevaría hasta las proximidades del pueblo, por no estar hecha aún la carretera que parte desde Cosío. Regresó muy tarde, después de una verdadera odisea en medio de la gran muchedumbre que acudió allí a escuchar el mensaje anunciado, mensaje que decepcionó a una parte de la gente por su sencillez. Hay que hacer constar que esa gran parte de gente había subido al pueblo en plan de pura y sana curiosidad, esperando conocer un mensaje de carácter apocalíptico de enorme trascendencia. La decepción fue grande y los comentarios discrepantes.
El mensaje, en cambio, era muy normal: era algo así como una advertencia de una Madre que pone sobre aviso a sus hijos de que el camino que siguen no es del agrado de Dios, exhortándoles a ser buenos, ya que la Copa de la ira divina se estaba llenando y que ello acarrearía un castigo para la Humanidad. Este mensaje fue anunciado ya de noche, una noche de truenos y cellisca que habían durado todo el día.
Mi hermana había deambulado por el pueblo con gran dificultad, ayudada por un palo que la servía de apoyo y comiendo lo que había llevado en casa de una señora que vivía al principio de la aldea. El ambiente en este lugarejo tan pequeño era caótico, pues sus estrechas y pedregosas callejas estaban saturadas de gente llegada de muchísimos lugares ávida de emociones y curiosidad.
Pero las personas que esperaban las palabras del Cielo con sencilla religiosidad y amor a la Virgen, eran, quizás, las menos. Por eso, a ellas no las decepcionó el mensaje, sino que las animó a cumplir aquel diminuto evangelio que acababa de ser anunciado con gran trompetería meteorológica.
Margarita era una de esas personas que tenía motivos para guardar en su corazón aquellas palabras, pues el misterio de Garabandal le había sido revelado un mes antes del comienzo de las apariciones en el íntimo recogimiento de su alcoba al irse a acostar, mientras rezaba arrodillada ante su cama, las oraciones de la noche de su Congregación de Hijas de María. ¿Cómo fue? Una voz resonó en su cerebro en forma de locución clara y rotunda, que la dejó sorprendida y anonadada. Y las palabras que sintió y oyó fueron éstas: "Margarita, dentro de poco sabrás de mi Madre. Ello hará que tengas que sufrir mucho, pero no te faltará mi ayuda".
Todo ello se cumplió. Desde aquella noche de mayo de 1961, hasta el 18 de junio del mismo año, casi un mes, las palabras recibidas en su cerebro se habían hecho realidad. Margarita había sabido de la Madre y ese 18 de octubre, ella había escuchado con gran humildad y respeto las palabras y los deseos de esa Madre, a la que se había consagrado desde su adolescencia. Alma mariana y eucarística, de una sólida formación religiosa y teológica y de honda vida interior espiritual, aquellas apariciones calaron muy adentro en su corazón y desde entonces, dedicó todo su entusiasmo a propagar el misterio de aquellos impresionantes fenómenos místicos.
Ya por la tarde, aprovechando una escampada en medio de tanto diluvio, Margarita salió a la calle y se unió a un pequeño grupo de personas, entre ellas un sacerdote, que comentaban los pormenores de la jornada, a la espera del anunciado mensaje. No se dieron cuenta de la presencia de Margarita ni la de dos jóvenes, (ella juraría que gemelos), altos, rubios, de ojos azules, con vestimentas iguales y tocados de gorros de estilo. Tenían aspecto extranjero, como nórdicos, y escuchaban sin intervenir, sonriendo con dulzura. Tituca los observó con detenimiento y curiosidad, percatándose con asombro y sorpresa que tenían en su mano derecha una vara alta que les llegaba casi hasta la cabeza; la vara era muy extraña, del color del pan, y en algunos nudos de ella había una especie de hojitas diminutas también del mismo color. Ella no salía de su asombro, no sólo por el mutismo de los muchachos, a los que había hecho varias preguntas sin obtener siquiera una respuesta, sino también por la procedencia de aquellas varas; imposible que hubieran sido arrancadas de cualquier bosque cercano.
Las preguntas, más o menos, fueron éstas: ¿De dónde son ustedes? Aquí no se ven esas varas.
¿Quién se las ha proporcionado? ¿Son ustedes extranjeros? ¿Quién les informó de estas apariciones?
Nada, parecía que tenían la boca sellada; sólo la abrían para sonreír. Y Tituca miraba aquellas varas secas y pulcras y, al compararlas con su palo de avellano, el lío que se hacía era cada vez más grande. De pronto, uno de aquellos hombres que continuaban enzarzados en su polémica, exclamó: ¿Y si todo esto fuera cosa del demonio? ¡Santo Dios! El efecto que estas palabras causó en los dos jóvenes fue fulminante y terrible. De pronto, sus rostros dejaron de sonreír con aquella dulzura que a Tituca le había llamado la atención, dando paso a la seriedad más severa con marcado tinte de tristeza. Aquella exclamación les había transformado y su aspecto ya no era el mismo. Tituca sintió pena. Pero se dio perfecta cuenta de que aquellos muchachos conocían nuestro idioma a la perfección, ya que habían entendido todo cuanto se había hablado en el grupo, además de sus preguntas. En ese momento, es cuando mi hermana empezó a pensar cosas raras y a agolpársele las preguntas. Si conocían el idioma castellano, ¿por qué no contestaron a lo que ella les preguntó? ¿Qué significaban aquellas permanentes sonrisas? ¿Por qué se pusieron serios y tristes al oír mentar al demonio? ¿Quiénes eran y de dónde habían salido aquellos insólitos y sorprendentes personajes? Pero sobre todo, ¿de qué bosque o en qué monte habían cortado aquellas maravillosas varas, tan limpias, tan pálidas y flamantes, con aquellos brotes de hojitas impropios de la estación? ¿Estarían mojadas? Mi hermana no me dijo nada ni yo se lo pregunté. Secas o no, ¿por qué tenían aquél color? El contraste que ofrecían junto a los palos rústicos y manchados de barro que llevaba todo el mundo, era de un anacronismo casi violento.
Después de esto, los chicos se retiraron de allí y tomaron el camino de la casa de Ceferino, el padre de Loli. Se marcharon de la misma manera que llegaron: en silencio absoluto. Margarita entró de nuevo en la casa de la señora a merendar algo. Hablaron del acontecimiento del día comentando cuanto tardaban en anunciar el mensaje. Entonces, la señora le dijo a Tituca en tono confidencial: ¿Sabe de lo que me he enterado? Que Loli ha dicho esta mañana: "Si supiera la gente quién está hoy en el pueblo"… Le preguntaron, pero no quiso decir nada más.
Al asociar lo que la mujer le acababa de decir y lo que había presenciado, vio que las cosas se le estaban poniendo bastante claras y, dada la prodigiosa intuición de que gozaba, pudo sacar conclusiones bastante atinadas en cuanto al origen y procedencia de aquellos misteriosos muchachos; las conclusiones fueron todavía más firmes cuando se encontró en otra salida hecha después, con Marichu Herrero y su hermana, amigas nuestras, que estaban allí aguardando el acontecimiento.
A Margarita le dijeron que habían visto a dos chicos muy extraños que observaban los pinos desde un recodo de la calleja y les llamó la atención su indumentaria y sus sombreros, además de su elegante presencia y aspecto físico, suponiéndoles extranjeros o algo así… En cuanto tocaron el tema de lo que había dicho Loli, empezaron a barajar nombres de personajes conocidos que podrían estar presentes en el pueblo con ocasión de conocer lo que esperaba todo el mundo: el mensaje. Pero, ¿quién o quiénes podrían ser? Entonces, a la hermana de Marichu se le ocurrió preguntar: ¿Y si fueran Ángeles? Como la pregunta no era extemporánea ni descabellada y tenía bastante lógica, fue aceptada como válida. ¿Es que podrían ser ángeles? Muy posible y con claro fundamento. La sagrada escritura está llena de testimonios de la presencia de ángeles que tomaron forma humana al tener que cumplir alguna misión o comunicar mensajes a los hombres. Entonces y suponiendo que lo fueran, ¿en quienes se podría pensar? Tituca volvió a poner en acción su vena intuitiva y pensó en Miguel y Gabriel, ambos siempre presentes en muchos acontecimientos en que interviene la Virgen. El de la Anunciación y el de la milicia celeste podrían ser los dos ángeles que vieron a las niñas videntes, que las prepararon para antes de la primera aparición de la Virgen.
También Tituca, según me dijo después, se apoyó en un detalle muy curioso, que era el siguiente: mientras ellos estuvieron con ella y con el grupo que discutía, uno de los dos jóvenes miraba a Margarita de un modo familiar, siempre sonriendo, por lo que más tarde dedujo que podría ser Gabriel por la coincidencia de que mi hermana tenía el de Gabriela como uno de los nombres de pila.
Como ya he apuntado, Tituca llegó a nuestra casa llena de cansancio por lo duro de la jornada: llegar hasta Cosío, monte abajo, entre más de cinco kilómetros de barrizales y de noche, y esto, junto a las fuertes emociones vividas, que fueron muchas para el alma hipersensible de Margarita. Así quedó la cosa durante un tiempo y nunca creímos necesario aventurar hipótesis sin apoyatura sólida. A mí nunca me gustaron los anuncios que dejan en el aire un interrogante.
Me gustan por ejemplo el anuncio dado a Lucía en Fátima señalando fecha exacta. Por eso pienso que Loli tenía obligación de decir quién estaba en el pueblo aquel día. ¿Cómo no lo dijo? ¿A qué tanto misterio si nadie lo iba a saber? ¿Qué podía haber ocurrido? De todas formas, siquiera para aclarar algunos puntos oscuros de aquella anécdota, llamé a Marichu Herrero a casa de Margarita para que las dos dialogaran en busca de una coincidencia lo más aproximada posible. Estuvieron de acuerdo en casi todo, menos en algún detalle de los gorros. Marichu y su hermana no dijeron que eran tiroleses sino muy distintos. Tampoco le aclaró lo de las varas, pues a ellas les pareció que no llevaban nada en las manos. No se pudo aclarar más sino que eran dos muchachos muy extraños. Contaron lo que vieron, lo que pensaron, lo que sospecharon y lo que dedujeron. También es muy lógico que hubiera disparidad de criterios, dado que Marichu y su hermana les vieron de lejos, mientras que Tituca estuvo a un metro de ellos y pudo captar todas sus reacciones como su seriedad y tristeza al oír mentar al demonio. ¿Quién les había encomendado esa misión? ¿Qué eran, Ángeles o turistas?
Para Garabandal, aquel día fue su primer mensaje y el último el 18 de junio de 1965. Quedó en el aire aquélla aventura indescifrable y nosotros hablamos muy poco de ella en los años que siguieron. Tampoco tuvimos oportunidad de leer o escuchar a nadie tocar este asunto tan misterioso.
En cierto modo, como también coincidieron Tituca y las dos hermanas, era patente que aquellos seres tan enigmáticos tenían un halo de autoridad y atrayente porte. Resumiendo: ¿eran peregrinos? ¿Turistas extranjeros? Loli no lo quiso decir y no sabemos si después lo habrá dicho, si es que lo dijo en realidad. Todo pasó. Y los elementos callaron durante la lectura del mensaje. Luego volvió a llover. Y la enorme masa de gente comenzó a bajar la montaña. Han pasado muchos años desde aquello. Todo fue como un bello rayo de luz y de ternura que la Madre quiso mostramos. A nosotros nos impactó y nos hizo modificar muestro débil cristianismo, y aquellos pinos centenarios han cobijado nuestras oraciones durante muchos años. Margarita se llevó al otro mundo muchos carismas de la Virgen y el bello recuerdo de aquel día y de otros que le siguieron. ¿Habrá visto entre la ingente legión de seres celestiales a aquel que la miraba con tanta familiaridad? Para nosotros ya todo quedó lejos. El paso de María dejó en nuestros corazones huellas muy profundas de amor y agradecimiento.
Sus dos mensajes fueron como dos aldabonazos al corazón de los hombres, señalándoles que el camino que siguen no es el correcto que debiera ser en cuanto a la vivencia de la fe de Jesucristo. Ella avisa con angustia, continuamente, incluso con su llanto. Y con su sangre, que es más grave. Dijo que estamos en los últimos avisos. Su Hijo no deja nunca de avisar en los prolegómenos de su justicia.
¿Hasta cuándo? Nosotros medimos el tiempo. Dios no, porque el tiempo no existe para Él. Ni lo mide. Mi hermana habrá visto claro el enigma de aquí abajo. Feliz de ella. Nosotros hemos hecho lo posible por seguir la línea trazada. Aquí y hoy, seguimos dando gracias al Señor por este y otros muchos inolvidables regalos.
Como se puede apreciar, este profundo y hermoso testimonio armoniza de alguna manera con aquellas palabras dichas por un hombre sencillo, lejos en el tiempo y la distancia pero ligado de alguna manera a este plan Divino dispuesto a la ayuda del hombre, Garabandal es un regalo que Dios a dado a la humanidad por intercesión de Nuestra Madre Santísima, comprender esto es de suma importancia ya que lo mejor de Garabandal está por venir.

Rafael Piaggio  

Fuentes: revelacionesmarianas.com/garabandal.htm                                    revelacionesmarianas.com/el_aviso_y_el_milagro.htm

1 comentarios:

martinjaramillo on 18 de enero de 2010, 10:47 dijo...

En un futuro no muy lejano sabremos que:
El universo crece.
La energía materia se reproduce.
El tiempo es eterno.
El tiempo y el espacio son distintos.
No existen sino tres dimensiones espaciales.
El espacio es infinito, tridimensional e indeformable.
La energía oscura es la materia prima de la materia visible.
No existe la energía oscura.
El universo se expande aceleradamente porque gira sobre si mismo.
La energía se crea y se recicla.
El fondo cósmico de microondas no es el eco del bigbang sino la energía degradada.
El Universo es mucho más grande de lo que siempre se ha creído.
No habrá ni muertes térmicas ni desgarres.
La velocidad de la luz no es constante ni en el vacio.
Los agujeros negros no son eternos.
Todos los agujeros negros explotan.
Las explosiones de rayos gama son también consecuencia de las explosiones de agujeros negros.
No existen realidades ni universos paralelos.
La realidad existe independientemente del sujeto observador.
Ver artículo completo:
http://www.articuloz.com/ciencia-articulos/teoria-optimista-sobre-el-universo-1044310.html
martinjaramilloperez@gmail.com

Publicar un comentario

 

Webs amigas

.:: La Vida y el Universo ::. Órgano de Difusión Independiente | Copyright © 2009 Designed by fermin8a | diseño

Ir Arriba