HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

HUMANIDAD SIN CONCIENCIA

11 septiembre, 2009

.::REGISTROS DE VISITAS DE DIOSES Y ANGELES EN EL PASADO “EXTRATERRESTRES DE HOY”::.

En el éxodo Moisés viene guiado por la habitual nube que de noche es una columna de fuego que todo el mundo puede ver, y en la nube Moisés se encontrara con Dios. ¿Será una nube la que salvara a los hebreos de los soldados egipcios?
La estrella cometa que guía a los magos hasta la gruta donde nació Jesús, durante el largo viaje se detenía y ponía en marcha muchas veces. ¿era esto una estrella?
En el
cap. 1 de Ezequiel describe: Sobre el Río Quebar encuentra una gran nube con un globo en el centro que una vez aterrizado describe una rueda dentro de otra rueda, llenos de ojos alrededor.
Y en el
cap. 2 de Jonás, el profeta vive tres días y tres noches dentro de la panza de un pez. ¿pero era un pez?
En el
cap. 70 de Enoc se lee textualmente: Fue arrebato a los cielos sin que se vuelva a saber de el, y fue elevado sobre el carro de viento al cielo y Enoc desapareció entre ellos.
FRESCO DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XIV


Yugoslavia, en el monasterio de Visoki Decani, en un fresco de la primera mitad del siglo XIV, se aprecian en los dos ángulos superiores, dos cápsulas espaciales pilotadas.






Los vimanas, vehículos voladores de los dioses hindúes.

Seguramente a la mente de muchos astroarqueólogos no escape la posibilidad de que estos aparatos sobrevolasen en tiempos inmemorables las pistas de Nazca, las figuras del Desierto de Atacama o el impresionante Candelabro de Paracas. O que el conocido como Astronauta de Palenque, no fuese más que la representación de uno de los pilotos de estas fabulosas Naves voladoras, como fabulosas eran las Naves voladoras de los dioses de la antigua India, que en pocos segundos podían trasladarse a cualquier punto del Planeta, y capaces de transportar pueblos enteros, como los Pájaros Tronantes de las leyendas de los pueblos indígenas del norte de América, de la Isla de Pascua, etc, etc.





Líneas de Nazca



Todo comenzó en 1.927 cuando un famoso arqueólogo llamado Mejia Xespe, fue informado sobre la presencia de unos misteriosos jeroglíficos o líneas trazadas sobre el suelo de la costa Peruana. A pesar de lo interesante que era el tema, no se le dedicó mayor atención que el de clasificar el descubrimiento para su posterior estudio. Pero fue ese mismo año, que llegó a Perú otro investigador, el doctor Paul Kosok, quien se mostró muy atraído por estas expresiones precolombinas, cuando en uno de sus primeros recorridos por el sur del país, al detenerse en lo alto de una meseta, pudo observar extensas líneas multiformes en ambos lados de la carretera, cerca de las montañas. Grande fue su asombro cuando Kosok, el mismo día del descubrimiento, al proyectar los trazos en su tablero de aquellos supuestos caminos, pudo ver que uno de los dibujos adquiría la forma inconfundible de un pájaro en pleno vuelo. ¿Pero había encontrado la llave del enigma? Kosok entendió que se hallaba silenciosamente esparcido en estos dibujos lo que podía constituir el Libro de Astronomía más Grande del Mundo. Estas misteriosas líneas, se extienden en un perímetro de 50 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de ancho, y en este citado perímetro, están comprendidas cuatro pampas: Palpa, Ingeni, Nazca y Socos, localizadas entre los kilómetros 419 y 465 de la carretera Panamericana Sur. El suelo de aquella región, que además es una de las más secas y desérticas del mundo, es de color marrón, pero bajo esta primera capa se esconde otra de color amarillo, así que cuando se camina por aquellos lugares una pisada deja una extraña y duradera mancha blanca que no deja de ser misteriosamente inquietante. En 1946, Kosok regresó a su país, no sin antes sugerir a María Reiche, que le había asistido en las investigaciones, continuar con el estudio de los dibujos que él había empezado a descifrar. María dedicaría su vida a esa labor. Según M. Reiche suman más de treinta los geoglifos hasta hoy encontrados en las Pampas de Nazca. Se trata de animales marinos y terrestres, figuras geométricas y humanas. Entre los geoglifos de mayor tamaño están un pájaro de casi 300 m, un lagarto de 180 m, un pelícano de 135 m, un cóndor de 135 m, un mono de 135 m y una araña de 42 metros.
Estas dimensiones son motivo de admiración. Reiche comenta que hay un ave tan grande que uno puede colocarse en la punta de una de sus alas y no se puede ver ni la cabeza, ni la otra ala, sólo es posible percibir unas pocas líneas sobre el suelo, se tendría que sobrevolar el área para poder apreciarla en su conjunto. Por el contrario, la figura más pequeña encontrada hasta el momento es un espiral que tiene un diámetro de 3 metros.


Entre los diseños de los animales que se perciben en Nazca figuran: una ballena, un perro con patas y cola largas, dos llamas, diversas aves como la garza, la grulla, el pelícano, la gaviota, el colibrí y el loro. En la categoría de reptiles, un lagarto, que fue cortado al construirse la Panamericana Sur, una iguana y una serpiente. Por otro lado se encuentran las imponentes figuras del mono, la araña y el caracol, entre otros.
LOS MISTERIOS
Han surgido multitud de conjeturas. Muchas razonadas antropológica e históricamente hablando, otras bordeando la ficción como la de Von Daniken, quien en su libro: La respuesta de los Dioses, llega a afirmar que se podia tratar de señales y pistas de aterrizaje para naves extraterrestres. Lo que sí es cierto, es que muchos siglos antes del surgimiento del Imperio Inca, se construyeron y realizaron las misteriosas líneas de Nazca. Las atrevidas teorías de Von Daniken, han dado pie a otras derivadas de la inicial, ya que algunos estudiosos han creido ver la figura de un hombre volando. Se habla de unos misteriosos y diabólicos hombres lechuza, enigmáticas leyendas populares, que en este aspecto, se tienen pruebas palpables debido a la cerámica Nazca.


Pero M. Reiche, las define como, el extraño testimonio y legado de las antiguas culturas Peruanas: Las líneas de las Pampas de Nazca, son nada menos que una historia documental de la ciencia y de los hombres de ciencia del Perú prehispánico. En ella se encuentra registrada una tradición científica en donde los antiguos Peruanos desarrollaron un abecedario, para anotar los más importantes acontecimientos astronómicos de aquellos días. Las Pampas de Nazca son las páginas de un libro escrito con este extraño alfabeto. Las líneas de Nazca son el testimonio gráfico de la forma como aquellos seres superiores dominaron la relación entre los fenómenos celestes y nuestro planeta. Lo que sí se sabe es que los antiguos Nazcas realizaban extrañas y enigmáticas ceremonias mágico religiosas en diversas épocas del año. Y que se tiene también que asumir que los Nazcas estudiaban el cosmos, desde aquellos parajes y lograron una maestría en establecer la relación cósmica, entre los fenómenos celestes y el planeta tierra.
Los Craneos de Cristal

Mapas de Piri Reis

Piri Muhyi I Din Reis (Piri Reis 1.470-1.554) hijo de Hadj Mehmet, fue sobrino de uno de los más famosos piratas turcos que asolaron el Mar Mediterráneo entre los siglos XV y XVI, el pirata Kemal Reis. Al igual que él, Piri Reis ejerció esta profesion al servicio del Sultán Selim I. Conocedor de muchas lenguas como el italiano, el griego, el español y el portugués, su gran pasión fue la cartografía, llegando a publicar un libro donde recogía más de 210 mapas de todos los mares del mundo, el Kitabi Bahriye, una gran recopilación de antiguos mapas copiados por él y obtenidos de sus saqueos marítimos o comprados a comerciantes en los muchos puertos donde desembarcó. Entre estos mapas destacaron uno hecho en 1.513 y otro en el 1.528, donde se podían apreciar todo el Océano Atlántico y sus costas americanas, africanas, europeas, árticas y antárticas. Toda su colección de mapas fue regalada al Sultán, perdiéndose desde ese momento la pista a esta colección única.


Piri Reis (1.470-1.554) Muchos de estos mapas empezaron a reaparecer en el siglo XVIII en el Palacio de Topkapi de Estambul, pero fue a finales de 1.929 cuando se estaba realizando un inventario de los fondos del antiguo palacio cuando se descubrió un viejo mapa confeccionado en cuero de gacela de 85 por 60 cm, donde aparecían Bretaña, España, Africa Occidental, el Océano Atlántico, parte del Norte de América, el Sur de América, la costa Antártica y que, aún estando rasgado se sospecha que también incluía Europa, Asia y Australia. Era el gran mapa realizado en el año 1.513. A éste le siguieron el resto de los mapas, así como documentación donde el propio Piri Reis explicaba que para la realización de sus mapas utilizó 20 viejos planos y 8 mapamundi, confeccionados en la época de Alejandro Magno. Los rasgos más característicos de estos antiguos mapas, son sus exactas coordenadas, un conocimiento de la longitud que no se desarrolló en el mundo moderno hasta finales del siglo XVIII, unos conocimientos de trigonometría esférica y el uso de precisos instrumentos geodésicos, todo ello impropio de la época en la que supuestamente fueron realizados. En 1.960 el teniente coronel de los EE.UU Harold Z. Ohlmeyer, especialista en cartografía estudió estos mapas, y admitió en sus conclusiones que la costa antártica que aparece en el mapa de 1.513 tuvo que ser forzosamente cartografiada antes de que hubiera sido cubierta por la capa de hielo que presenta en la actualidad, es decir, dentro de un período que se sitúa hace 8.000 ó 10.000 años, mucho antes del conocimiento de nuestra historia escrita.


Muestra del procedimiento empleado por modernos cartógrafos para trasladar los datos del planisferio original, colocando encima una red de coordenadas. Las conclusiones espectaculares: Su diseño fue coordinado desde el aire, y las líneas costeras de la Antártida tuvieron que ser cartografiadas antes de que el continente quedara cubierto por el hielo. La ciencia no sabe cómo todos estos datos pudieron ser incluidos en un mapa del año 1.513 Otros investigadores como H. Mallery, Walters, Lineham, Charles H. Hapgood y Richard W. Stracham, aseguran sin ningún tipo de vacilación que, los mapas de Piri Reis fueron trazados con la ayuda de fotografías aéreas, tomadas a gran altura desde un satélite y elaborados a partir de un punto situado sobre la Ciudad de El Cairo. A conclusiones parecidas llegó el ya tristemente desaparecido científico espacial francés y colaborador de la NASA Maurice Chatelain, quien aseguraba que estos mapas representaban una proyección plana de la superfície esférica de la Tierra tal y como podría ser vista hoy por un astronauta situado a una gran altura sobre Egipto. Curiosamente, una foto obtenida por un satélite sobre la vertical de El Cairo a una altura de 4.300 Kilómetros, muestra la misma deformación de las costas que las copias de Piri Reis. El profesor Sarton de la Universidad de Harvar, realizó un completo estudio de las escalas y distancias de los trabajos de Piri Reis. En su informe final aseguraba que las distancias entre los diferentes puntos eran exactas, tomando siempre como baremo la medida griega estadio (1 estadio = 186 metros), la escala utilizada por el navegante turco se extrajo de la medición de la circunferencia de la Tierra realizada por el sabio Eratóstenes en el siglo III a. C. Estos datos corroboraban lo expuesto por el propio Piri Reis, y es que la antigüedad de los mapas originales de los que copió, se remontaba a tiempos de Alejandro Magno. ¿Cómo fueron confeccionados unos mapas tan perfectos sin una tecnología como la actual? ¿Cómo fue posible cartografiar la costa Antártida?


Mapa copiado del de Mercator (1.595), que hace especial hincapié en la Antártida. Recordemos que la primera expedición de estudio a la Antártida fue dirigida por el Capitán Ritscher entre los años 1.938 y 1.939. Existen otros mapas como el de Zeno (1.380) donde aparece Groenlandia sin hielos. La misma imagen presenta el mapa de Yehudi Ibn Ben Zara (1.487) con una Groenlandia surcada de ríos, valles y montañas, que no pudieron ser confirmados hasta el año 1.947 mediante los sondeos de una expedición francesa capitaneada por Paul Emile Victor. El mapa Caneiro, del siglo XV, donde aparece la costa Oriental de África con toda precisión. El mapa de Andreu Benincasa, con todo tipo de detalles de la costa Norte de Europa. El mapa de Jorge Reinel (1.510) con excelentes representaciones del Océano Indico y parte de Australia. El mapa Orenteus Finaeus (1.531) donde aparecen ríos y montañas en la Antártida. El de Adji Ahmed (1.559), donde aparece el continente americano al completo.
La conclusión de todos estos mapas, de todos estos conocimientos anacrónicos, es simple y abrumadora. Y sería aún mucho mayor si no hubiesen sido devastados por el fuego y por la intransigencia e intolerancia del ser humano a lo largo de su historia, tantos libros y documentos recopilados por nuestros antepasados de otros tiempos aún mucho más anteriores y que ellos definieron como la Edad de Oro del hombre. Basta recordar que en unas pocas horas, uno de los legados más importantes de la humanidad, la Biblioteca de Alejandría, fue consumida por el fuego. Piri Reis perteneció a ese grupo de recopiladores de un saber lejano y oculto que hoy se nos antoja de leyenda y de fantasía, pero donde se pueden adivinar pequeños signos y señales de una historia que para nada tiene que ver con la que nos han contado.
Vimanas

La cultura de la India es particularmente rica en antiguos textos que describen naves voladoras de las más variadas formas, colores y tamaños a las cuales llaman VIMANAS o PUSHPAKA, textos tales como el MAHABAHARATA, el RAMAYANA, el KIRATARJUNIYA, y hasta el sagrado SAMARANGANA SUBTRAHARA cuya antiguedad sobrepasa los tres mil años.
EL RAMAYANA
En las páginas del RAMAYANA, el gran poema épico Hindú atribuido el poeta VALMIKI, se encuentran alusiones a asombrosos carros voladores y a extraños elementos a reacción que habrían sido utilizados en el curso de las guerras entre los reyes de la alta antigüedad asiática. En estos vehículos voladores las personas que se montaban en ellos podían volar hacia los cielos y dirigirse a las estrellas y a mundos lejanos, para luego retornar a la Tierra. Cita textual de la versión de F. Robles Villafranca, 1970: Mientras se iban desarrollando estas cosas, Rama, el KAKUTSTHIDA, le dijo a VIBHISHANA: Ocúpate de procurarme un pronto regreso a mi ciudad. El camino a AYODHYÁ es muy difícil de recorrer. A lo que respondió VIBHISHANA: Hijo de monarca de la Tierra, yo cuidaré que te conduzcan a tu ciudad. Hay un carro llamado PUSHPAKA, carro incomparable, resplandeciente como el Sol y que marcha por sí mismo. Montado sobre ese carro, serás conducido por él, sin inquietud, hasta AYODHYA. Tras estas palabras VIBHISHANA llamó urgentemente al carro parecido al Sol acompañado por su hermano y por ilustre VVIDEHANA, encendida de rubor, el RAGHUIDA, ya montado, le dijo a SUGRIVA: Apresúrate a subir en el carro con tus generales, SUGRIVA. Sube también con tus ministros, VIBHISHANA, monarca de los RAKSHSAS. Al instante, SUGRIVA con los reyes de los simios, y VIBHISHANA con sus ministros, llenos de alegría, montaron en el gran carro PUSHPAKA. Cuando todos estuvieron embarcados, Rama ordenó al vehículo que partiese y el incomparable carro de Kurevase se elevó hacia el mismo seno de los cielos. El carro volaba como una gran nube empujada por los vientos. Desde allí paseando su mirada por doquier, el guerrero descendiente de RAGHÚ, dijo a Sita la MITHILIANA, la del rostro bello como el astro de la noche: Mira, ya veo el palacio de mi madre... ¡AYODHYÁ! ¡Inclínate ante ella, Sita, mi VIDEHANA, hete aquí de regreso! Apenas la muchedumbre, presurosa, les vio llegar como un segundo Sol y con tan rápida marcha, el aire fue rasgado con potentes gritos de alegría, lanzados por ancianos, mujeres y niños. Todos gritaban: ¡Aquí está Rama! BHARATA, pasando de la tristeza a la alegría, se acercó, con las manos juntas y honró a Rama: Sé bien venido, pronunció, con respeto que le merecía su hermano. Pero éste se apresuró a alzarlo, lo apretó contra su pecho y lo estrechó entre sus brazos con alegría...
EL SAMARANGANA SUBTRAHARA
Este escrito, dedica nada mas y nada menos que 250 versículos a hablarnos de estas extrañas naves: El secreto de la fabricación de los VIMANAS no puede ser desvelado, y esto no es por ignorancia, sino porque los detalles de la construcción deben mantenerse en el mayor secreto para impedir que alguien pueda fabricar un VIMANA con fines perversos. El cuerpo del VIMANA debe ser fuerte y duradero pero de material liviano como un pájaro volador. Por medio de la potencia graduada del mercurio se pone en movimiento el torbellino impulsador del carro aéreo. Un solo hombre puede viajar de manera maravillosa y ascender muy alto por los cielos. Puede construirse un VIMANA tan grande como el Templo de la Divinidad: para ello, hay que utilizar cuatro depósitos de mercurio en la parte inferior, una vez calentados estos, puede desarrollarse por medio del fuego controlado, una potencia equivalente al rayo. Muy pronto el VIMANA asciende convirtiéndose en una perla en el cielo. Por medio de los VIMANAS los hombres pueden ascender a los cielos y los seres del cielo pueden descender a la Tierra.

EL MAHABARATA
En el MAHABARATA se cuenta la lucha entre dos pueblos; los KAURAVA y los PAUDAVA: Los VIMANAS eran máquinas volantes que tenían la forma de una esfera y navegaban por los aires por el efecto del mercurio que provocaba un gran viento propulsor. Los hombres alojados en los VIMANAS pueden recorrer grandes distancias en un tiempo maravillosamente corto. DANAVA era el disco destructor que poseía armas terribles lanzando relámpagos de fuego espantosos y capaces de destruir las ciudades. CUKRA, a bordo de su VIMANA de gran potencia lanzó sobre la ciudad un único proyectil cargado con la potencia de todo el Universo. Una humareda incandescente, semejante a diez mil soles, se elevó en todo su esplendor. Se levantó un viento terrible, la naturaleza enloqueció y el Sol giró sobre sí mismo. Los enemigos caían como briznas de hierba destruidas por las llamas, hervían las aguas de los ríos y los que se lanzaron en busca de salvación murieron sin remedio. Ardían los bosques. Caballos y elefantes corrían desesperados entre el fuego. Cuando el viento disipó la humareda de los grandes incendios, se vieron millares de cuerpos calcinados por el rayo terrible. Este rayo terrible aparece como el RAMA de BRAHMA.
MOHENJO DARO
La desaparición de la ciudad de MOHENJO DARO en la India, hace unos 3.500 años pudiera estar relacionada con estos relatos. Según hoy sabemos, sobre esa ciudad se produjo un resplandor deslumbrante, una gigantesca explosión con una luz totalmente cegadora y que hizo hervir los mares cercanos a esta ciudad costera. Las ruinas de MOHENJO DARO han sido estudiadas por especialistas que no se explican cómo pudieron ser destruidos de un modo tan devastador todos los edificios en un área de mas de un kilómetro de diámetro, la radiación existente en la zona, y la posición de todos los esqueletos encontrados entre las ruinas y por las calles.
LA TAPA DEL SARCÓFAGO DE PALENQUE


La tapa del sarcófago, toda de piedra, muestra una incisión sorprendente que representa al Dios Kukulcán. El piloto del vehículo con las manos maneja unos instrumentos; en la cabeza tiene un casco transparente y en la nariz un tubo conectado a una especie de aparato para respirar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Webs amigas

.:: La Vida y el Universo ::. Órgano de Difusión Independiente | Copyright © 2009 Designed by fermin8a | diseño

Ir Arriba